5 Lecciones de Vida que Aprendí de Mi Abuela Centenaria

This post is also available in: English

En celebración del National Older American’s Month, hoy te platicaré de mi abuela, Patty Mahoney, una mujer independiente e ingeniosa, quien desarrollo un compromiso fuerte con su comunidad y vivió hasta los 102 años. En su honor hoy te contaré de algunas lecciones de vida que compartió con nosotros sobre el envejecer con gracia. Y de paso me interesará derrumbar algunos estereotipos del mundo sobre las personas de la tercera edad.

En colaboración con SCAN Health Plan, una de las organizaciones no lucrativas de Medicare Advantage plans más grande de la naciión. Sirviendo más de 200,000 miembros en California. #GatherAndShareWithSCAN

La semana pasada mis amigos de SCAN Health Plan lanzaron un programa muy bello llamado stages:100 over 100 campaign para destacar algunos miembros centenarios de SCAN. Ellos me invitaron a compartir la historia de algún miembro de mi familia que vivió hasta los cien años. Esta es parte de la historia de Patty Mahoney.

Me gustaría aclarar que Patty se convirtió en mi abuela cuando me casé con mi esposo. El obviamente la conoció durante toda su vida pero yo tuve el honor de ser parte de su entorno durante sus últimos años de su vida. Mi esposo me ha dado permiso de considerarla como mi abuela también. Yo la aprecié mucho y me encanta contar historias sobre ella.

TAMBIEN LEE: 3 Actividades Divertidas para Conectar las Generaciones en Tu Familia

Sabiduría de la Abuela

Estás son sólo algunas lecciones que aprendí de ella.

#1 Capacidad para Adaptarse

A pesar de haber vivido durante la época de dos guerras mundiales, la pandemia de influenza de 1918, la gran depresión, la gran desobediencia cívia de los años 60, la crisis energética, la explosión de las compañías Dot Com, y la gran recesión, mi abuela nunca dejó de seguir hacia delante.

No puedo decir que nunca se preocupó, pero ella se levantó cada mañana, se puso sus zapatos, salió a alimentar al gato del vecino y siguió con su vida como si nada pasara.

#2 Educación Contínua

El origen de Patty Mahoney es 100% finlandés y ella siempre se sintió muy orgullosa de ello. Su apellido, que suena irlandés viene de su esposo, pero ella sólo lo presumió durante el Día de San Patricio. Ella escuchó el idioma finlandés en casa cuando era niña pero nunca lo estudió formalmente. Así que lo estudió informalmente durante toda su vida a través de la lectura, escritura y práctica.

Ella no cabe en ningún estereotipo de lo que una abuela debe ser, realmente muy pocas lo hacen. A ella le encantaba remendar cosas, y crear cosas. Nunca dejó de buscar soluciones a problemas en telas, madera o metal. Fue una maestra de la costura.

Si la visitabas en su casa, podrías ver que casi cualquier herramienta y aparato electrónico y mecánico había sido modificado por ella. Ya fuera la antena de la televisión para tener mejor recepción o, la manija de su taladro para agarrarlo mejor, ella siempre tenía su caja de herramientas a la mano y nunca le dió miedo usarla.

La abuela fue una enfermera y trabajo como si hasta su jubilación, pero sospecho que si ella tuviera que escoger una carrera universitaria en la actualidad se hubiera decidido por ingeniería mecánica. De cualquier forma estoy segura que hubiera sido toda una experta en su área.

Ella nunca dejó de probar nuevas cosas, le gustaba estrechar su mente. En algún momento en sus años 80 empezó a escribir historias sólo por diversión. Novelas cortas y románticas sobre marinos en lugares exóticos y lejanos. Cuando tuve la oportunidad de leerlas 20 años más tarde, tenían ciertas fallas en la trama y estructura y me hizo sonrojarme más de una vez al leer algunos detalles íntimos de las relaciones entre los personajes.

Pero nada de eso importó porque escribirlas era sólo una forma de seguir ejercitando su mente. No buscaba perfección y nunca se disculpó por ello.

#3 Independencia

Ella manejó un Ford Mustang en los 60’s y en los primeros años de la década de los 70’s, She un Dodge Dart Swinger en los 70’s y 80’s, y un carro eléctrico de cuatro ruedas con una sombrilla que ella misma diseñó y una bandera larga anaranjada en los 90’s y principios del año 2000. Cuando tenía como 70 años su forma de ejercicio era tomar la bicicleta de mi esposo y hacer figuras en forma de 8 en el edificio de departamentos donde vivía, mientras esperaba que se secara su ropa.

Durante sus décadas de los 80’s y 90’s la familia se enteraba de su vida ajetreada a través de los reportes de otras personas. Por ejemplo nos decían, “vi a tu abuelita en la biblioteca” o “en el supermercado” o “me encontré a tu abuelita en la oficina de correos.”

TAMBIEN LEE: Conversaciones Importantes con Nuestros Mayores

#4 Compromiso con la Comunidad

Después de su larga carrera como enfermera, ella mantuvo una relación muy activa con la Fundación Finlandia apoyando sus las becas académicas y de arte. Cuando tenía 80 años trabajó como voluntaria en el consejo literario reuniéndose con estudiantes, uno a uno para enseñarles a leer y escribir.

Ella regularmente empacaba su mochila y se iba a la biblioteca para encontrarse con sus estudiantes. Tomó este compromiso tan seriamente como si fuera un trabajo. Muchos de sus estudiantes eran inmigrantes y sospecho que esto era muy importante para ella porque sus padres fueron inmigrantes también.

#5 Salud y Nutrición

Ella siempre vivió una vida saludable. Mi abuela empezaba el día con una taza de te verde 30 años antes de que se pusiera de moda por sus propiedades. Siempre estaba al tanto de su colesterol, comía frutas y verduras con cada comida, tomaba su medicina de la tiroides y se comía una galleta al día, sus preferidas eran ranger cookies. Además leía cada publicación de la Carta de Bienestar de UC Berkeley de principio a fin.

Estas son sólo algunas lecciones de vida que aprendí de grandma Mahoney: capacidad de adaptación, nunca dejar de aprender, independencia, compromiso con la comunidad, salud y nutrición. Pero más que eso me enseñó que cuando les das la atención que se merecen a los miembros de la familia de la tercera edad, se desarrolla una forma de envejecer hermosa y única.

¿Tienes algún miembro centenario en tu familia? Cuéntanos en la zona de comentarios y no olvides checar la campaña centenaria stages:100 over 100 para ver más historias y videos.

Aprende más sobre stAGES siguiendo #SCANstages, #SCAN100over100 and #GatherAndShareWithSCAN en las redes sociales y visitando la página web de stages: 100 over 100 website o siguiendo SCAN en Instagram, Facebook y Twitter.

SCAN health plan logo

Gracias a nuestros amigos de SCAN por hacer este artículo posible. Desde su fundación en 1977, SCAN ha sido una organización dedicada a mantener la salud e independencia de las personas de la tercera edad. Y eso es una cosa maravillosa. 

Sharing is caring!


5
Leave a Reply

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
newest oldest
Notify of
Kate
Guest
Kate

Qué hermoso artículo. Creo que debemos tanta admiración a nuestros mayores. Eres tan afortunado de tener a tu abuela en tu vida.

Blanca D
Guest
Blanca D

Wow Silvia, qué vida tan interesante la suya y que honor que la hayas conocido. En mi familia no hay nadie tan grande, pero en la de mi esposo hasta hace poco tenía a su tatarabuela que ya pasaba de los 100 y a pesar de pasar el tiempo en una cama en sus últimos años, era de lo más lúcida y recordaba a todos.

Enriqueta E Lemoine
Guest
Enriqueta E Lemoine

Silvia que afortunada eres de haber tenido a Mrs Mahony en tu vida. Y que vida tan interesante, por decir lo menos.

Melba
Guest
Melba

Que inspiradora la historia de tu abuelita de corazón. No llevas su sangre pero si el amor que produjo en ti gracias a tu vínculo matrimonial. Me veo reflejada en ella en esa lucha constante del día a día. Yo lamentablemente no conocí a ningún o de mis abuelos. Murieron antes de que yo naciera. Tuve una tia que vivió hasta los 96 años y fue u a fuente de inspiración, admiración y respeto. Saludos desde Venezuela